La carretera dando energía

Un experimento bien interesante hicieron en Francia. En diciembre del 2016 inauguraron una carretera como planta solar para habilitar el alumbrado público de un pueblo cercano a Normandía llamado Tourouvre-au-Perche de unos 3.400 habitantes.

Se trata de un tramo de un kilómetro con paneles abajo, horizontales, como calles con la conductividad de la energía. La iniciativa se llama “Wattway” y es resultado de pruebas en estacionamientos o frente a edificios públicos. Francia tiene un millón de carreteras y la apuesta es que asfaltando un cuarto de las mismas, alcanzarían su independencia energética.

Según el gobierno de ese país esta tecnología es 100% francesa y quieren promoverla en el mundo, con el público interés manifiesto de China y de varios países africanos.

La firma responsable de la construcción de la vía, Colas, dice que tiene otros cien proyectos similares en marcha, la mitad de ellos en Francia. Y agrega que las infraestructuras futuras no serán tan caras debido a un descenso en el coste de los materiales que disminuirán a medida que se incremente la demanda, lo que abaratará también el coste de la energía producida. En 2020, señalan, el precio del kilovatio producido en una carretera solar será similar al de otra planta fotovoltaica.

Hoy son 1.000 kilómetros, 2.800 metros cuadrados cubiertos por casi 3.000 placas fotovoltaicas que vienen con instrumento de control con un panel informativo, alimentado por la propia carretera solar que indica en tiempo real la producción en curso, así como la acumulada en el año.

Tres críticas principales ostenta el proyecto: alto costo de generación (en efecto, el precio del kilovatio producido en esta vía solar es de unos 17 euros, frente a 1,3 para el que se genera en una instalación fotovoltaica en un tejado). Ubicación, ya que más luz solar en otros sectores del país como los 170 días de sol en Marsella, frente a los 44 días en Normandía. El tercero es que el proyecto con un coste de 5 millones de euros es de Bouygues, que tiene financiación estatal, hecho polémico por considerarse que es más necesario emplear los recursos en otras áreas.

Los paneles solares están  concebidos para soportar el peso de cualquier vehículo, incluido el de camiones. Encima del asfalto va una capa de resina y silicona que también garantizan la adherencia de los neumáticos. Tendrá un primer periodo de prueba de dos años. Esta tecnología es el resultado de cinco años de investigaciones de la compañía de telecomunicaciones en colaboración con el Instituto Nacional de la Energía Solar (INES).

Otro caso fue el de Krommenie, en Holanda que puso en marcha una iniciativa similar.  Se trataba de un carril bici que se abrió en 2014. Ha producido 3.000kWh de energía, el equivalente del consumo de una casa unifamiliar durante un año. El problema reside en el coste de la infraestructura y la eficiencia de la misma: a los pocos meses de haberse instalado, los 70 metros de vía comenzaron a mostrar los primeros defectos.

Puedes ver el video del proyecto francés acá.

395226-944-628.jpg

Si te gustó este artículo, ¡compártelo! ¡Gracias!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s