Psico contenido

Hace unas noches estaba en una de esas mágicas conversaciones de inverosímiles condiciones. De esas en las que suelen sacarse puntos de reflexión potentes. Ahí fue cuando hice una relación de ideas que hasta a mí mismo me dejó asombrado.
En ella acuñé el término “psico contenido” referencia al cómo hoy se distribuye la información por una parte del ente estatal y por otra el privado.
Psico contenido es aquel contenido persuasivo que tiene por fin conseguir una modificación de consciencias y valores en las personas. En el mundo actual la publicidad es una gran representante de esto, pero no la única.
Antonio Gramsci es un filósofo italiano que me impactó mucho en algún momento de mi vida. Para él, hace poco menos de un siglo atrás, el mundo se estaba volviendo alienante gracias al sistema económico de libre mercado y las post consecuencias de la Revolución Industrial.
Para Gramsci, el sistema formaba gorilas básicos y prácticos para mantenerlos controlados por el statu quo y en orden. El autor no veía la revolución que vivimos contemporáneamente es llamada la Revolución de la Información, en la cual el conocimiento se hace accesible a todos.
Juntemos la posición de Gramsci con el “psico contenido”. La hegemonía existe desde de siempre y es el mecanismo por el cual los dogmas consiguen perpetuarse en esferas de poder y control. Por ejemplo, el Opus Dei. Una forma potente para este pensamiento de mantenerse vigente es por medio de la educación. Entonces sus fieles construyen espectaculares colegios y universidades que obligan a sus alumnos en esa forma de vivir la religiosidad. Pero es una obligación persuasiva, oscura. A los niños los instruyen para que vean como ellos desde que comienzan sus primeras decisiones y así, cuando son capaces de armarse su propia cosmovisión ya están preparados –entrenados- para seguir las prácticas que han visto y practicado desde que nacieron.
El psico contenido entonces es hegemonía pura, pero ya no de entes poderosos e influyentes intrínsecamente en nuestras vidas, sino que es información y mensajes sin necesidad de emisor. El psico contenido como su nombre lo indica influye al interior de nuestras mentes y nos condiciona a acciones que nos ponen en aprietos. Por ejemplo, el fumar cigarro. Durante décadas se comunicaba que fumar te hacía mejor o más popular. Hoy eso ha cambiado y hoy el psico contenido respecto al fumar es negativo. La gente lo ve mal, de mala manera y ser un fumador te hace ver como una persona débil y consumida.
Entonces este psico contenido no cumple las mismas reglas que el contenido corriente.  El psico contenido es repetitivo, es multi plataforma y multi canal y muy importante, es siempre referencial a nuestra pirámide de necesidades.
Así, este psico contenido no es controlado, sino más bien es una ola abrasiva, que crece por propias sugestiones y que consigue adeptos según intereses.
Si te gustó este artículo, ¡compártelo! ¡Gracias!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s