El mundo de las apariencias y falsas expectativas

A raíz de la película The Revenant, El Renacido en español, es que me puse a investigar sobre los osos grizzly primero y luego sobre estos animales en general.

En el proceso,  ya estaba yo en Youtube esperando comparar el ataque que sucede en la película al protagonista versus un ataque real, cuando sin embargo en la lista de resultados de búsqueda de la plataforma de videos más importante del mundo me percato de una comparativa aún más cercana en mi cotidianidad de la que planeaba tras el filme.

En la mencionada lista de resultados veo:

Primer video: “ataque de oso”. El video no es un ataque de oso y sólo muestra por apenas más de un minuto una persecución de un oso a un ciclista que graba todo en una GoPro. No hay ataque en el video y menos mordiscos, garras o sangre.

Segundo video: “Ataque brutal de osos a humano”. Acá si hay ataque, si hay mordiscos y sangre. Pero no es referencia el título. El humano en cuestión es un visitante de un zoológico que se mete a la jaula del oso y ahí es atacado. El video es una cápsula de un noticiero y finalizan comentando que el hombre sobrevivió.

Tercer video: “fatal ataque de oso”. Este es el más mentiroso de todos. El video muestra a unos campesinos en que, manteniéndolo encadenado,  juegan a alimentar a un oso. En eso, el gran animal estira sus garras y logra coger a una mujer y la acerca hacia él. Al segundo, el mamífero es alejado por otras personas que le pegan con varillas y otras cosas. Al terminar, el video muestra a la mujer sonriente.  El oso más que atacarla busca el alimento que ella llevaba en un balde en sus manos y si fuera ataque, deja mucho de ser fatal al salir la víctima ilesa.

Oso Grizzly

Cuarto video: “oso mata a un hombre de un mordisco en el cuello”. Nueva falacia. Tras el ataque el hombre escapa vivo por sus propios medios. Está claramente herido y sangrando, pero nada hace parecer que muere. No lo dicen en el video y la opción parece poco probable al estar en un entorno seguro.

Bueno, a mí me gusta dejar estos temas sobre la mesa y en este caso sólo los plantearé. El punto es que impresiona como los títulos hoy en día son de escaso valor informativo en redes casuales.  Como el sistema funciona por un medio de atracción al lector, mientras gestores y escritores redactan y confunden con insinuaciones, ambigüedades y exageraciones que hacen que uno quiera leer la nota, pero que por el contrario se encuentra con un contenido diferente.

Esto sucede en todo contenido. Siempre hay una parte más visible: el título, la etiqueta, la carátula y una parte interior que es lo que interesa pero que cada vez difiere más, e ahí el problema, eliminando la congruencia de lo que es el gancho y el cuerpo.

Las comunicaciones hoy funcionan por medio del engaño informativo, inventando ganchos atractivos para contenidos que nadie quiere ver y que sirven para rellenar, para llegar a lo más importante para el emisor en Internet: ganar clicks, aun cuando la forma contradiga los manuales.

Si te gustó este artículo, ¡compártelo! ¡Gracias!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s