Motorola, Google y esos cabrones

Yo soy un fanático de Google. Lo reconozco. Sigo sus noticias como si fueran nuevas de un buen amigo. Hasta les tengo cariño, afinidad acompañada de una profunda simetría con su visión comercial y una admiración a sus capacidades de desarrollo y tecnología. -Hey, es una empresa, lo sé, pero dentro del mundo de las empresas es de las que demuestra mayor altruismo en casi cualquier sentido que se analice. Ok, subjetivo, allá tú-.
Google hizo mucho ruido hace un par de meses cuando se anunció públicamente la venta de Motorola Mobility a Lenovo. Pero esto tiene varios detalles importantes a considerar. El primero de ellos es que Google NO ha hecho oficial la venta. Se tienen cuñas de Larry Page y de Sergey Brin (los dos fundadores y principales referentes de Google) a favor de la venta, pero nada oficial. De hecho, Motorola en su página web y en su logotipo manifiesta sin verguenza que es una compañia de Google. Pero acá está lo más importante. En la negociación, Google se quedaría con las patentes de Motorola, con parte de Mobility y, en base a un acuerdo muy particular respecto a los dispositivos venideros de Motorola, con el control de futuros productos. En resumidas cuentas, el trato contempla la empresa para Lenovo, pero Google continuará controlando la marca. Poco vivos los cabros, ¿no?
Soy fanático de Google porque desde sus inicios han promovido políticas tecnológicas más justas y responsables y estrategias que siempre he sentido a mi favor. ¿Recuerdan como Gmail destrozó a Hotmail? Si, mejor usabilidad, gratuidad y mayor capacidad de almacenamiento (eran 25mb versus 1gb), junto con una sensación de exclusividad o pertenencia (era por medio de invitaciones). En Google, casi todo para el usuario es gratis y quien paga por los servicios que utilizamos son las compañías involucradas. Y ojo, porque a diferencia de lo que muchos piensan y a diferencia de Facebook y Apple (muchas otras también como Oracle o Adobe), Google no vende bases de datos. O sea, no hace utilidades de tú información. A todo esto, sin ser la empresa con mejor rentabilidad y sin ser la con mayor número de empleados, Google es la empresa más influyente e importante del mundo hoy. Google es Poder.
El 2007 Apple lanzó el iPhone y revolucionó el mercado de la telefonía en el amplio sentido que abarca este tipo de conectividad y en la tecnología en general. Es una explosiva revolución que ha dejado en cuarto plano la telefonía tradicional y ha instaurado a las empresas tecnológicas dedicadas a este rubro en el primer sitial de la economía mundial. Marcas como Apple, Samsung, Sony, LG, HTC, Nokia, Blackberry, Huawei, ZTE y Alcatel dominan el mercado y junto a las de telecomunicaciones, sus socios comerciales de distribución, estaba bueno que dejaran de abusar de los consumidores. Atras vienen los chinos menores y nuevos actores como Lenovo, Acer, Asus y muchísimos más, que llegan con la “conciencia más limpia” desde otros mercados.
Tras el iPhone, un año después Google lanzó Android, un Sistema Operativo (SO) de código abierto (esto significa que en teoría cualquiera puede modificarlo). Comenzaron casi al mismo tiempo en trabajar en estos proyectos paralelos, pero los de Cupertino se la jugaron por manufacturar, mientras Google emuló la estrategia de Microsoft con Windows. Y desde ese momento se especuló si en Google se harían o no de una empresa de hardware para producir sus propias unidades. -Esto como dato externo, Google se compra prácticamente una empresa nueva al mes de distintas partes del mundo y casi todas ellas son de hardware. Aunque sea un misterio, creo que Google trama algo grande y planea integrar estas adquisiciones. Hablo desde impresión 3D hasta robótica y mecánica-.
Al principio fue HTC con el One, después Samsung con el S y el Galaxy y ahora LG con el 4 y el 5, los compañeros que Google ha utilizado como fabricantes. Esta línea, una marca en si misma llamada Nexus, ha patentado el formato de teléfonos inteligentes de buenas prestaciones, un Android más puro y precios razonables. (¿Han comprado un teléfono nuevo y viene con chorrocientas aplicaciones que no te interesan pero que no puedes eliminar? Estas vienen en capas y los fabricantes junto con las empresas de telecomunicaciones utilizan capas propias que la única razón por lo que las hacen es por estrategia de marketing, pero al paso te cagan el aparato, ralentizándolo y ocultando su potencialidad). Los Google Nexus siempre han costado desde un 20%  a un 40% más económicos que sus competidores ofreciendo mejor perfomance y posicionándose como una mejor alternativa sin basura asociada. Los puritanos de Google, en su mayoría los cabrones de jungla en el tema y quienes son actores en estas evoluciones por lo común prefieren un Nexus y les parece lo mejor del mercado, aunque hay algunos disidentes y pelusones engrupidos con iPhones o SG S4’s-5’s.
E, X, G
Hasta hace poco menos de 2 años. Como mencioné fuera de contexto, Google compró en ese tiempo a Motorola y toda su familia, entre ella la rama Mobility. Desde que Google tomó el control de Motorola (y lo hizo de frentón involucrándose directamente en los laboratorios) la empresa americana de la M a lanzado tres teléfonos, todos de venta libre (o sea, que desbloqueado y sin amarras a terceros). El primero de ellos fue experimental, el Moto X. Un móvil de gama alta con varias funciones innovadoras, pero parte de la camada de ofertas existentes entre sus competidores. Pero luego, Google de la mano de Motorola lanzó uno de los proyectos más ambiciosos a mediano plazo; el Motorola Moto G. Un móvil que vale menos de $200 americanos con características y un rendimiento de un teléfono de por lo bajo $350 o $400, simplemente, no tiene competencia y se comió el segmento. Luego, vino la siguiente jugada, el Moto E, con un valor apenas superior a los $100 es como una versión más humilde de su antecesor, pero un teléfono suficientemente potente para navegar por internet, escuchar música, ver videos online o jugar. En el fondo, un teléfono sencillo, pero que rinde y lo hace bien. En Chile se debería poder comprar a 70 mil o 80 mil desde julio 2014. – Otro dato, en Europa se decía mucho que tribunales comerciales iban a bannear estos teléfonos por competencia desleal y estupideces del estilo. Lo cierto es que a los único que no le hizo gracia fue a los fabricantes y a las multinacionales. Si, los mismos compadres que te pisotean cuando necesitas servicio de postventa o alegar cobros desmedidos o cobros fantasmas que no se justifican. A esos les dio la chiripiorca-.
En casi 2 años Motorola pasó de ser una despechada en las penumbras aún con alto valor bursatil gracias a sus patentes, a la reina hermosa y sonriente de la celebración que llega con los mejores vestidos y hasta cae simpática. Su cuota de mercado crece y sigue creciendo y su posicionamiento se saltó varios escalones. Los competidores están enrabiados.
Hoy, tras 7 meses del lanzamiento del Moto G, los fabricantes molestos e inquietos, están trabajando más en esa gama intermedia comprendida por millones de usuarios (según Motorola 500 millones de usuarios nuevos cada año). Un segmento que el año pasado estaba dominado por puros tarros inservibles y con pintas de me la puedo, pero desempeños ridiculamente mediocres. No es lo único, Firefox avanza a pasos agigantados en su SO y lo mismo Samsung (para mí el engreído de la fiesta que quiere todo para él). Eso es beneficio directo al consumidor, mayor competencia y mayor equidad precio/calidad. Menores precios, más valor y mejores productos.
Si, esto es promoción. Y gratuita.
La cosa es que mi celular cagó el finde semana. Tengo o tenía un Sony Xperia Z, un teléfono que no ha parado de molestarme. Me cargó. Hoy, con estos teléfonos son mini computadores tremendamente útiles. La diferencia de tener un ladrillo y un buen smartphone son muchas: reproductor de videos y musica; mapas y GPS; chat online y simultáneo en múltiples plataformas; uso de redes sociales; juegos; ayudas en la organización personal como calendarios, alarmas, recordatorios; procesadores de textos y hoy completas suite ofimáticas e incluso editoras multiformatos; herramientas útiles por medio de aplicaciones; cámara de fotos y filmadora (se acuerdan del cassette HI-8?), etc.
Y yo, hoy, tras investigar como un contratado tengo la seguridad de que el Moto G es mi mejor opción. Lo mejor, no sólo la mía, estoy seguro que la tuya también, excepto que busques tope de gama y ahí te dejo tranquilein John Wein. Pero no seai mainstream como decía mi amigo Carlitos y hazte de un Moto G por sobre un iPhone o un Galaxy S y tanto y de pasada te ahorrai unos buenos morlacos sin perder calidad.

PD: No confundan. Yo estoy absolutamente en contra de estar pegados al cel todo el día, en un evento social y cada vez que estamos un poco solos. Es un gadget útil y que facilita tu vida. No es tu vida. Usalo como herramienta y con consideración.
PD2: HTC y LG son los que mejor están haciendo la cosas. Si quieres lo mejor, revisate el HTC One M8 y el LG G3. No hay una sola características que esas bestias no derroten a los mainstream. Y por cierto, comprar en Ebay o Amazon es fácil y muschísimo más barato, pero bueno, hasta aquí llego.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s