Contenidos gratis: La nueva burguesía

Las acciones anti piratería aplicadas principalmente en Internet son una completa basura.
Si bien es cierto que es importante resguardar y apoyar a los artistas, hoy en día estudios y distintos tipos de creadores (casi todos más replicadores) se llenan los bolsillos de plata afirmandose en poderes fácticos mientras dejan sin resolución el famoso dicho “por el amor al arte”. No se confundan, me refiero a famosos y célebres, a personajes globales, porque creo que los artistas locales, en especial los noveles o arte dirigido a minorías, deberían ser subvencionados y promovidos. Desde teatro a música, desde retratistas hasta artesanos. Alcaldías, intendencias, gobiernos regionales deberían ser instituciones instrinsicamente filantrópicas.
Hoy Internet impone de manera lenta, pero segura, la voluntad ciudadana de contenidos gratis y al alcance de todos, democratizando las comunicaciones y permitiendo con eso que personas interesadas, pero sin recursos puedan aprender lo que se les plazca.
Recuerdo el ruido que hizo el batero de Metallica, Lars Ullrich, por cómo se estaba distribuyendo la música de la banda. Casi en la misma época, Radiohead, de la mano del orate y extraordinario Tom Yorke lanzó el primer disco para descarga gratuita, pidiendo a cambio donaciones voluntarias. Años después York reconoció que las donaciones casi igualaron las utilidades con precio de ventas. ¿Cómo? Muy fácil, con una estrategia de marketing solidaria sus fans ideológicos aumentaron de manera significativa y muchos colaboraron motivados por un hecho ya comprobado por el israelí Dan Ariely: Lo gratis genera empatía y solidariza, vinculando a las personas en lo que son y no lo que tienen, dejando el dinero aparte y, con ello, ciertas ambiciones y aprensiones excluídas. A propósito, recomiendo la charla TED del mentado intelectual, no por casualidad, GRATIS acá.
También recuerdo a Eddie Vedder, años antes que las otras bandas mencionadas, cuando comenzó a apuntar a las productoras como los grandes mercenarios de la música, incluso planteó una serie de demandas a Ticketmaster por abuso en sus precios y condiciones  inapropiadas, no para él, sino para el público asistente.
Lars en su inmensa mansión y con millones hasta en el cajón del baño nunca ha podido tener empatía con el muchacho de 15 años que trabaja repartiendo periódicos para poder ir al estadio a ver a su banda favorita en vivo o comprarse el CD para poder escucharlo a todo volumen encerrado en su habitación. Y es extraño, porque de un músico se espera que haya pasado por una historia semejantes antes de ser famoso como es el caso, pero este vikingo parece que olvidó su pasado.
En cambio, Yorke precentía que Internet iba a ganar la batalla a la larga, su puso a la vanguardia, multiplicó su fama con una acción altruista no comercializada y entendió que su verdadera utilidad debía venir de los puritanos que aun querían el disco físico, con los conciertos (lo que los obliga a agendar más) y con el merchandasing original.
Y no es sólo un tema de dineros, hay mucho de ego en todo esto. Sin embargo, desde aquellos años la tendencia ha sido de que más y más bandas lancen sus discos gratis online, que los escritores hagan lo propio con sus libros y cineastas hagan lo suyo con sus películas, siendo las ramas más emblemáticas. De esta forma, cada vez más pintores utilizan galerías virtuales, fotógrafos, actores, documentalistas, etc. se apoderan de Internet como principal herramienta de difusión contribuyendo a esta extensa red. Además, está abertura facilita el emprendimiento, la creación, la sana competencia entendida desde la variedad y la innovación.
Los estudios cinematográficos tienen especial mención. Una película X (The Avengers) cuesta 220 millones de dolares en total. Si la película se populariza puede rescatar hasta 650 millones sólo en entradas al cine en el mundo y en un período de 15 días. Posteriormente X seguirá vendiendo utilidades por los siguientes 15 días y a eso súmales distribución pagada en la web (como Itunes o Netflix), el merchandasing, su venta en unidades físicas, entre otras fuentes. Imaginen la utilidad, hablando de una película exitosa. Invierten 220 millones y ganan al menos 1500 millones. Con piratería y todo multiplican lo invertido. Esos son números reales que puedes checkear en IMDB, aquí.
Estos son sólo ejemplos y claramente muy superficiales del problema y como se desenvuelve. Lo que me interesa plantear acá es que a pesar de que los poderes lo intenten es imposible, en base a un análisis histórico, que la ola de Internet disminuya. Es imposible que un año hayan menos hackers y geeks concentrando su máximo esfuerzo por subir y distribuir todo contenido que esté en sus manos gratuitamente a la red. Y este afán es muy potente: son tipos de clase media, que les ha costado cada cosa que tienen, que han tenido problemas con autoridades de distanta índole, que se han sentido abusados y pasados a llevar por un sistema que condena arbitrariamente razas, apellidos, barrios, costumbres, etc. En el fondo, es una batalla ideológica, no comercial y es por eso que no tendrá fin.
Lo han intentado todo, en Europa, Asia y Estados Unidos, inventando leyes, censurando, apresando a pioneros y poniendo restricciones. El resultado ha sido claro, acá los malos ganan, porque no son en realidad los verdaderos malos, sino que son los buenos ocultos. Y empresarios, banqueros y políticos de todo el mundo se disfrazan de los buenos, pero son los malos que con egoísmo desenfrenado pelean por sus intereses. En pocas palabras, es exactamente el mismo fenómeno de la monarquía peleandole a la nueva burguesía el espacio que el sector social ya se ganaba por derecho propio.
Google, la gran compañía actual de Internet, es el ente más poderoso del planeta hoy en día y será cada día más. Sin ser la empresa con mejores utilidades, y sin ser tampoco la más grande en infraestructura o en empleados, tiene un control global de internet de ciencia ficción que la gente suele pasar por alto. Esta autoridad comunicacional y este efecto es producto de un superlativo trabajo técnico entre varios factores más, pero nuevamente su punto más fuerte está en su filosofía. Google tiene como política corporativa transferir los costos de sus productos a las empresas y no a los usuarios. Así lanzar un app en Play Store cuesta menos de la mitad que en AppStore de Apple, lo que se traduce generalmente que se suban gratis a una tienda y de pago a la otra. Así Gmail destronó a Hotmail entregando muchísima más capacidad simplemente porque podían hacerlo. Así posiciono a Youtube como la nueva TV en internet. Así el buscador barrió con Yahoo, Altavista y Bling no puede, ni ha podido, competirle. Así Chrome se tomó el primer lugar en navegadores. Así Android es el sistema operativo más utilizado en tabletas y teléfonos inteligentes. Y así varios ejemplos más: Tu nunca desembolsas ni un peso por Gmail, Youtube, Google o Chrome. Y la publicidad utilizada por Google suele ser sutil e inteligente, sobretodo vinculada con las necesidades del usuario.
Por otro lado y esta es una teoría personal. Aun siendo un fanático de Google, esta compañía es lo más similar al apocalipsis. Google es hoy Skynet y en el futuro será Matrix, pero este tema viene por otro camino.

Insisto, todo este mapa y discusión va mucho más profundo que estos simples ejemplos. Pero es necesario entender el porque los contenidos en Internet son y deben ser gratuitos. En ultimas palabras, es la democratización absoluta del conocimiento y de las comunicaciones, una revolución a la que por supuesto los que estan en el poder tratan de derrotar infructuosamente.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s