Conductores al volante

Yo vivía a los pies de los cerros. Silencio general. Como ruido sólo un cabro chico del vecino que grita mucho o maestros que entre cumbia y cumbia se ríen a carcajadas y se hacen notar.

El resto, silencio. Sólo el murmullo del viento como silbido.

Ahora vivo en un depa, entre calles ni muy grandes ni muy chicas, en un décimo piso.
Y estoy impresionado por la cantidad de bocinas que se hacen escuchar incluso atravesando el vidrio de mis ventanas. A toda hora. Sonido constante.

Esto, omitiendo el cuando me asomó y observo como en la calle es común, principalmente en la noche, que los conductores no respeten el semáforo y pasen, de forma literal, cuando quieran.

Así no extrañan los accidentes. No necesitamos de las autopistas para justificar la mortalidad de las calles. No es necesario el borracho chorizo que acelera más de la cuenta.

Sólo hay que contemplar, abrir ojos y oídos que la prepotencia y las chantadas se hacen sentir.

Agrego las características de los conductores como grupo. Son agresivos, desafiantes, la gran mayoría utiliza el tráfico como un manual de sugerencias. Un grupo donde el respeto al otro está enterrado, en un ahogo por los tacos, el calor (en verano), la lluvia y el frío (en invierno) y la internalizada idea de hacer notar hasta demostrar que el que esta al volante es uno.

Anuncios

2 comentarios en “Conductores al volante

  1. Pingback: Es como un rol que asumen | José Tomás Ferretti

  2. Pingback: Carabineros no respetan leyes del tránsito | José Tomás Ferretti

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s