El doble filo de un arma común

El conocimiento está en todos lados. Uno lo respira al caminar por donde sea, solo o acompañado, en la ciudad, el campo o en la costa.

Hay algunos que lo buscan incesantemente, hay quienes lo utilizan como razón de vida. A unos no les importa y también están los que no pueden darse el lujo de priorizarlo.

Pero ante todo, hay una teoría digna de analizar; el conocimiento como un peligroso arma, potencial para destruir imperios, o un lamentable peso, que incluso lleva a algunos al suicido o una desestabilización que los lleva al desastre.

Para muchos, el cultivo de la razón es cultivo para el cuerpo y el alma y una herramienta que llena de sabiduría.

Pero ahí se produce una confusión; sabiduría no es igual a conocimiento.

El conocimiento se trata de información y el valor que ésta tiene, mientras la sabiduría es el que con más claridad visualiza el mundo y debido a eso toma decisiones a veces correctas, a veces menos malas que el resto.

Sabiduría es conciencia y sólo desde un punto de vista es conocimiento, desde el de la experiencia y lo que ésta entrega.

El conocimiento es poder porque con la información correcta puedes manipular a personas y hechos, lo que en potencial te puede llevar a dominar más y más esferas en los ámbitos en los que lo utilizas.

Pero ahí aparece una nueva careta. Puedes ser víctima del conocimiento del otro, te pueden destruir y manipular, incluso humillar.

De igual manera puedes obtener un indeseado conocimiento que te puede dañar.
El conocimiento puede quebrar relaciones y puede crearlas, siendo más llevado a ser un arma negativa que positiva en este aspecto.

Pero es aquí donde radica su contracara y el filo peligroso.

La educación es un reflejo incuestionable de las desigualdades, no sólo en nuestras vidas, en nuestro país o ciudad, si no en todo ámbito social.

Y los de menos recursos suelen ser más felices, viven la vida con alegría y gratitud, mientras los que obtienen educación y aumentan sus conocimientos son menos agradecidos, más ambiciosos de riquezas y poder.

Entonces el tema es la dupla felicidad-ignorancia v/s la terna tristeza-conocimiento-poder.

¿Qué eliges tú?

Anuncios

Un comentario en “El doble filo de un arma común

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s