Viejo y Ana

Como agradecer por el génesis, por ese sacrificio secreto, silencioso, que atraviesa la humanidad propia de ustedes como guías y maestros.